Archivo de la etiqueta: ejercicio

Trabajo eficiente – sin progreso

No logro vaciar mi bandeja de entrada de correos-e. Recibo aproximadamente 120 correos-e diarios y no logro procesarlos todos.

Por lo menos ya me he dado de baja de muchos boletines-e que sinceramente nunca leía.

No estoy seguro qué hacer.
¿Cambio por lo pronto a otro hábito?
¿Trato de simplificar el hábito del correo-e?

Por lo menos levantarme temprano y hacer ejercicio es un hábito totalmente adoptado.
Incluso me estoy levantando aún más temprano; el despertador suena a las 05:00 h.

Y después de una semana de vacaciones, no fue ningún problema regresar al ejercicio.

¿El poder de los hábitos?

Hoy amanecí muy cansado y con el propósito de quedarme más tiempo en la cama. De todos modos me vi obligado a levantarme para apagar la alarma. De una vez aproveché para ir al baño, prender el boiler y la cafetera.
Luego regresé a la cama. Pero después de 5 minutos me volví a levantar. No tenía caso. Solo me daba vueltas en la cama así que me levanté y bajé al gimnasio a hacer ejercicio … como todas las mañanas.

Pero lo realmente interesante fue de que hoy me ejercité con más ánimo, más ganas y mucha más energía.
Ya es la segunda vez que me sucede: mientras más cansado me siento al despertar, más energía tengo para hacer ejercicio, y no me cuesta más trabajo sobrepasar el punto de inercia que otras veces.

¿Será el “poder del hábito”? 

Ejercicio – hábito formado

Hoy declaro formado mi nuevo hábito de hacer ejercicio.

En la secundaria practicaba karate y en la preparatoria atletismo. Por lo menos 6 días por semana.
Eso ya hace 20 años y desde entonces nada más había hecho ejercicio muy esporádicamente. En esos años por lo menos 5 veces había intentado formar nuevamente el hábito del ejercicio pero había fracasado, siempre.

Hoy puedo decir, que nuevamente tengo ese hábito.

Ahora lo que tengo que hacer, es describir con más detalle cómo lo logré… por fin.
Pero eso será tema para otro artículo que tengo que preparar con más tiempo.

Por lo menos les puedo adelantar esto como motivación:
Como ya había escrito antes el artículo “¿Dónde deseas estar en 10 años?” los hábitos que formamos hace 10 años definen dónde estamos hoy en día.
Y si ahora creemos lo que nos dicen las estadísticas respecto a nuestra espectativa de vida, es muy probable que lleguemos a vivir 90 años. Eso significa que aún me quedan 50 años de vida.
¿Cómo quiero vivir esos 50 años de vida?
Algo que puedo contestar inmediatamente y sin duda alguna es: con buena salud
Y el ejercicio es uno de los ingredientes para mantener y/o conseguir una buena salud.
Esa es mi motivación.

¿Beneficio colateral del ejercicio?

El jueves pasado salí con un grupo de amigos tal y como siempre lo hacemos una vez al mes. Regresé a casa a las 01:30 h de la mañana pensando que me sería imposible hacer ejercicio temprano, “como siempre”, al siguiente día… es decir… ese mismo día.

Me acosté a las 02:00 h y me dormí instantáneamente. A las 04:00 h me despierta un sonido de mi celular para notificarme de la vital información que la batería se ha cargado completamente. ¿A quién le interesa saber eso?
Por suerte despertarme no fue tan en vano ya que me percaté que había olvidado poner la alarma que me despertaría a las 05:30 h, es decir, una hora y media más tarde.

05:30 h: sonó la alarma, me despertó y me levanté de la cama. Me sentí lleno de energía a pesar de haber dormido nada más 3,5 horas.

Fui a hacer ejercicio y sin problemas aguanté 0,5 h de ejercicio. La energía me duró todo el día hasta las 22:00 h que me dormí al momento que mi cabeza tocó la almohada.

¿A qué se debió tanta energía inesperada?
¿Será un beneficio colateral del ejercicio?

Ejercicio – Día catorce a diecinueve

El viernes pasado estuve muy motivado e hice 30 min de ejercicio.
Ayer no hice ejercicio. Casi no dormí en la noche del domingo al lunes así que me levanté de la cama a las 7:00 h y traté de sobrevivir el día.
Me pregunto si en esos tipos de días sería mejor tomarse libre el día y hacer algo diferente como leer, descansar, dedicarse un poco de tiempo a sí mismo, reflexionar, etc. en vez de esforzarse a trabajar con mediocridad. Porque todo el trabajo que realicé ayer en un día completo, normalmente lo hago en una hora.

Ayer dormí un poco más pero no suficiente. Estuve conversando con un amigo en Canadá via Skype hasta muy tarde en la noche.
De todos modos hoy sí hice ejercicio … un poco más tarde y los primeros diez segundos con zapatos de calle … ¿por qué estoy usando zapatos de calle para hacer ejercicio y cuándo me los puse y dónde están mis tennis?

Al parecer nuevamente mi mente se despertó mucho más tarde que mi cuerpo.

Inercia

“En física, la inercia es la propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en su estado de reposo o movimiento, mientras no se aplique sobre ellos alguna fuerza, o la resistencia que opone la materia al modificar su estado de reposo o movimiento. Como consecuencia, un cuerpo conserva su estado de reposo o movimiento rectilíneo uniforme si no hay una fuerza actuando sobre él.”
Wikipedia

Pero también existe la inercia mental, como lo volví a vivir esta mañana.
Con la garganta un poco irritada, un oído algo tapado, síntomas inconfundibles de que se avecina un catarro, lo pensé varias veces antes de levantarme.
No dormí bien, estaba cansado y me dije: “Dormir hoy un poco más no me va a afectar”.
Pero luego pensé: “Eso es lo que siempre he estado haciendo en esas situaciones, sería interesante probar algo nuevo.” Así que logré levantarme, algo tarde pero de hecho, y comencé a hacer deporte a las 06:10 h… despacito y con buena letra.

Es importante mencionar que en las mañanas amanezco con la agilidad de un pingüino sobre tierra. No solo me falla la coordinación motórica sino también mi mente se burla de mí. (Sigo sin entender por qué hoy me puse perfume antes de hacer ejercicio).

Después de 3 minutos en la elíptica sentí vida entrando en mi cuerpo. Y después de 5 minutos ya estaba disfrutando el ejercicio como todos los días.

Ya sea con trabajo físico o mental, la inercia requiere de un esfuerzo inicial mayor para comenzar a poner en movimiento lo que deseas hacer. Pero una vez que comenzaste se vuelve más fácil y la inercia se convierte en tu aliada porque, por su naturaleza, evita que sea fácil detenerte.

Ejercicio – Día diez a trece

No ha resultado este nuevo hábito como lo había planeado pero esto es lo que he logrado:

  • hacer ejercicio tres veces por semana
  • hacer un mínimo de 20 minutos por sesión

Se supone que para formar un nuevo hábito no debes dejar pasar dos días seguidos sin hacerlo pero justamente eso me pasó la semana antepasada: jueves y viernes no hice erjercicio.
De todos modos no dejé que eso me aflijiera. Al parecer es más fácil formar un nuevo hábito si no hay mucha presión para hacerlo pero sí mucha motivación.

Hoy añadí dos ejercicios más a mi rutina:

  • hice tres lagartijas
  • y dos “pull-ups”, “Klimmzüge”… y no sé cómo se dice en español ¿alguna sugerencia? :-/