Archivo de la etiqueta: inercia

¿El poder de los hábitos?

Hoy amanecí muy cansado y con el propósito de quedarme más tiempo en la cama. De todos modos me vi obligado a levantarme para apagar la alarma. De una vez aproveché para ir al baño, prender el boiler y la cafetera.
Luego regresé a la cama. Pero después de 5 minutos me volví a levantar. No tenía caso. Solo me daba vueltas en la cama así que me levanté y bajé al gimnasio a hacer ejercicio … como todas las mañanas.

Pero lo realmente interesante fue de que hoy me ejercité con más ánimo, más ganas y mucha más energía.
Ya es la segunda vez que me sucede: mientras más cansado me siento al despertar, más energía tengo para hacer ejercicio, y no me cuesta más trabajo sobrepasar el punto de inercia que otras veces.

¿Será el “poder del hábito”? 

Inercia

“En física, la inercia es la propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en su estado de reposo o movimiento, mientras no se aplique sobre ellos alguna fuerza, o la resistencia que opone la materia al modificar su estado de reposo o movimiento. Como consecuencia, un cuerpo conserva su estado de reposo o movimiento rectilíneo uniforme si no hay una fuerza actuando sobre él.”
Wikipedia

Pero también existe la inercia mental, como lo volví a vivir esta mañana.
Con la garganta un poco irritada, un oído algo tapado, síntomas inconfundibles de que se avecina un catarro, lo pensé varias veces antes de levantarme.
No dormí bien, estaba cansado y me dije: “Dormir hoy un poco más no me va a afectar”.
Pero luego pensé: “Eso es lo que siempre he estado haciendo en esas situaciones, sería interesante probar algo nuevo.” Así que logré levantarme, algo tarde pero de hecho, y comencé a hacer deporte a las 06:10 h… despacito y con buena letra.

Es importante mencionar que en las mañanas amanezco con la agilidad de un pingüino sobre tierra. No solo me falla la coordinación motórica sino también mi mente se burla de mí. (Sigo sin entender por qué hoy me puse perfume antes de hacer ejercicio).

Después de 3 minutos en la elíptica sentí vida entrando en mi cuerpo. Y después de 5 minutos ya estaba disfrutando el ejercicio como todos los días.

Ya sea con trabajo físico o mental, la inercia requiere de un esfuerzo inicial mayor para comenzar a poner en movimiento lo que deseas hacer. Pero una vez que comenzaste se vuelve más fácil y la inercia se convierte en tu aliada porque, por su naturaleza, evita que sea fácil detenerte.