Archivo de la etiqueta: vida

Ejercicio – día dos

Ayer no hice ejercicio, pero hoy sí.

Comencé a las 05:55 h e hice 30 minutos de ejercicio.
Nuevamente: la meta no ninguna otra mas que solamente formar el hábito de hacer ejercicio, no importa el tiempo ni la frecuencia cardiaca ni nada. Solamente cuenta el hecho de levantarme temprano y hacer ejercicio.
Más tarde podré ponerme metas para mejorar mi condición física u otras.

Es un muy buen sentimiento haber hecho ejercicio, estar bañado, vestido y desayunar observando el amanecer. No me lo imaginaba y estoy muy emocionado con la formación de este nuevo hábito.

Y en unos momentos… ¡mi premio, un espresso!
;-)

 

Levantarse temprano – Día catorce hasta veintitrés

So weit, so gut!

Me parece que lo he logrado. Estoy muy contento.
Lo había intentado tantas veces anteriormente y “fracasado”. Pero ahora entendí que “fracasar” es cuestión de definición:

No me gusta hacer las cosas bien, me gusta hacerlas perfectas. Pero es importante distinguir cuándo es de beneficio y cuándo es un obstáculo.
Todas las semanas hubo un día en el que no logré levantarme temprano. Pero eso no significó que no lo lograría la siguiente día.

Estar consciente de que fallar una vez no es “fracasar” fue la clave del éxito. 

Esa actitud me quitó la presión y me ayudó a adoptar este nuevo hábito de forma natural.

La siguiente semana comienzo con mi otro nuevo hábito: ejercicio después de levantarme temprano.

Levantarse temprano – Día ocho hasta trece

Estoy muy contento de haberlo logrado hasta ahora.
El lunes no logré levantarme temprano. El todo el fin de semana no dormí más de 5 horas en total por una tragedia que vivimos en la familia y consideré que era más importante que mi cuerpo se regenerara que levantarme temprano.
Y que un día no logre levantarme temprano no significa que no lo logre al siguiente. No es necesario tener sentimientos de culpabilidad. Pensar así también ha sido una de las claves para continuar con este hábito. Antes, el sentimiento de culpabilidad era un catalizador para darme por vencido prematuramente. Ahora ya no me presiono más y obtengo mejores resultados.

El evento de este fin de semana me hizo recordar lo frágil y fugaz que es la vida.

El pasado nos forma y debemos aprender de él pero no le debemos permitir nublarnos el futuro. Vivimos en el presente y no en el pasado ni en el futuro. Y no debemos malgastar nuestros pensamientos con preocupaciones sobre el futuro. Nadie conoce el futuro así que puede resultar tanto bueno como malo, ¿por qué solamente pensar que va a ser malo si de igual manera puede ser bueno? Mejor ni lo pienses. Vive tu presente.

 

Levantarse temprano – Día cinco, seis y siete

Estos días también he logrado levantarme temprano, con excepción de hoy. En la noche del domingo al lunes dormí nada más 3 horas pero a pesar de eso me levanté temprano, al las 05:30. Pero al parecer el sueño me alcanzó hoy, martes y me levanté a las 08:00.

Pero como ya dije, que no me haya levantado temprano hoy no quiere decir que no lo logre mañana. Y seguramente lograré tener el hábito de levantarme temprano.

Levantarse temprano – Día cuatro

Ayer no logré levantarme a las 5:20 h. Intenté no desanimarme pensando que si no lo había logrado hoy no significaba que no lo lograría mañana. Hoy es mañana y logré nuevamente levantarme a las 5:20 h.

Estoy pensando cambiar el horario de 5:20 h a 5:30 h.

Al parecer la clave para levantarse temprano, por lo menos en mi caso, es cómo me preparo para irme a dormir la noche anterior.

A consecuencia de levantarme más temprano estoy trabajando de dos a tres horas más cada día. Prácticamente eso es otro hábito que se me está formando como consecuencia del hábito de levantarme temprano pero a su vez me parece que me está alterando y por eso tengo dificultades para dormirme temprano, en calma y descansar.

Ayer intenté dejar de trabajar algunas horas antes de irme a dormir para relajarme lo suficiente antes de irme a la cama. Parece que fue buena idea.

Levantarse temprano – Día dos

¡Lo logré otra vez!

Es el segundo día que me levanto a las 5:20 h. Ayer en la noche fue difícil acostarme en la cama ya que no tenía sueño. Casi sucumbo a la tentación de ver un programa en la tele cuando afortunadamente me acordé que un truco para conseguir el hábito de levantarse temprano es acostarse en la cama todos los días a la misma hora sin importar el nivel de cansancio. Y si no tienes sueño aún, entonces lee un libro pero es importante acostarte siempre a la misma hora.

Levantarse temprano – Día uno

Hoy comencé con un nuevo hábito: levantarme a las 5:20 h.

Es decir, aún no es un hábito pero este es el comienzo para convertirlo en uno.
Ya lo había intentado con anterioridad, pero igual como con muchos otros intentos de formar nuevos hábitos, fracasé reiteradamente.

Ahora, con nueva inspiración y siguiendo los consejos de Leo Babauta, lo intento de nuevo. La única diferencia es que al contrario de los consejos de empezar a formar un hábito sencillo, este hábito es uno de los más difíciles de alcanzar para mí.

Nunca he sido una persona que se le ha hecho fácil despertarse temprano en las mañanas sino todo lo contrario. Al parecer mi biorritmo está programado para aguantar más en la tarde y noche que en las mañanas.

No obstante y desafortunadamente tengo que admitir que el dicho de “Al que madruga Dios le ayuda” tiene mucho de cierto. Las pocas veces que he logrado levantarme temprano y trabajar tan temprano, me he dado cuenta que en las primeras horas del día soy mucho más productivo que en las demás.

A pesar de haber estado algo enfermo ayer por la noche y no haber dormido muy bien, aquí estoy realizando mis primeras acciones de este día:

  • registrar el dominio muunyal.mx
  • instalar WordPress
  • escribir mi primera entrada en el blog