¿Beneficio colateral del ejercicio?

Este artículo ha sido leído 638 veces.

El jueves pasado salí con un grupo de amigos tal y como siempre lo hacemos una vez al mes. Regresé a casa a las 01:30 h de la mañana pensando que me sería imposible hacer ejercicio temprano, “como siempre”, al siguiente día… es decir… ese mismo día.

Me acosté a las 02:00 h y me dormí instantáneamente. A las 04:00 h me despierta un sonido de mi celular para notificarme de la vital información que la batería se ha cargado completamente. ¿A quién le interesa saber eso?
Por suerte despertarme no fue tan en vano ya que me percaté que había olvidado poner la alarma que me despertaría a las 05:30 h, es decir, una hora y media más tarde.

05:30 h: sonó la alarma, me despertó y me levanté de la cama. Me sentí lleno de energía a pesar de haber dormido nada más 3,5 horas.

Fui a hacer ejercicio y sin problemas aguanté 0,5 h de ejercicio. La energía me duró todo el día hasta las 22:00 h que me dormí al momento que mi cabeza tocó la almohada.

¿A qué se debió tanta energía inesperada?
¿Será un beneficio colateral del ejercicio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.