El hábito de la gratitud

Este artículo ha sido leído 1357 veces.

“La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás.”
Cicerón

Estar content@ es uno de los peores enemigos de nuestro sistema económico mundial. Si estás satisfech@ con lo que tienes, dañas la economía.

La economía está basada en un crecimiento eterno (como si los recursos del planeta fueran ilimitados).

Es por eso que la publicidad tiene como meta crear insatisfacción y descontento en las personas de tal manera de hacerles creer que solamente con el nuevo producto X, la moda Y y el automvóvil Z lograrán estar contentas.

Y cuando la satisfacción temporal que te otorgaron X,Y y Z se esfuma cual niebla matutina, pues inventan los X,Y y Z 2.0 “mejorados” y totalmente a la moda para repetir el ciclo de (in)satisfacción y felicidad temporal cual círculo vicioso.

El mensaje es: para ser feliz, tienes que consumir y consumir y consumir.

Esa es la sangre que mantiene vivo a nuestro sistema económico y es así como la sociedad contemporánea te ha acondicionado.

La finalidad es crear insatisfacción y descontento permanente para que las empresas puedan vender y crecer continuamente.

Pero todos sabemos que la felicidad y satisfacción no se encuentran en los bienes materiales ni en el dinero.
Si no lo crees, pregúntale a la persona más rica que conozcas.
O mejor aún, pregúntale a una persona en su lecho de muerte qué le hubiera gustado haber tenido más en su vida.

La gratitud es un excelente hábito para vivir una vida plena, satisfactoria y feliz. No solamente lo digo yo sino existen estudios científicos que confirman que no podemos agradecer lo suficiente, que las personas agradecidas tienen un mayor nivel de bienestar e incluso aportan más a la sociedad que otras personas.

Otros beneficios observados es que las personas agradecidas son más optimistas, tienen más energía, atención, pasión y tenacidad.
Incluso el American Journal of Cardiology asegura que la gratitud mejora las funciones cardiovasculares.

La complacencia adquirida por una actitud de agradecimiento nunca podrá ser alcanzada con el consumismo.

El hábito de la gratitud se sobrepone a los sentimientos de envidia, competencia y otros tipos cánceres del alma.

Si quieres mejorar tu calidad de vida y vivir más, entonces te recomiendo adoptar el hábito de la gratitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.