Inercia

Este artículo ha sido leído 718 veces.

“En física, la inercia es la propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en su estado de reposo o movimiento, mientras no se aplique sobre ellos alguna fuerza, o la resistencia que opone la materia al modificar su estado de reposo o movimiento. Como consecuencia, un cuerpo conserva su estado de reposo o movimiento rectilíneo uniforme si no hay una fuerza actuando sobre él.”
Wikipedia

Pero también existe la inercia mental, como lo volví a vivir esta mañana.
Con la garganta un poco irritada, un oído algo tapado, síntomas inconfundibles de que se avecina un catarro, lo pensé varias veces antes de levantarme.
No dormí bien, estaba cansado y me dije: “Dormir hoy un poco más no me va a afectar”.
Pero luego pensé: “Eso es lo que siempre he estado haciendo en esas situaciones, sería interesante probar algo nuevo.” Así que logré levantarme, algo tarde pero de hecho, y comencé a hacer deporte a las 06:10 h… despacito y con buena letra.

Es importante mencionar que en las mañanas amanezco con la agilidad de un pingüino sobre tierra. No solo me falla la coordinación motórica sino también mi mente se burla de mí. (Sigo sin entender por qué hoy me puse perfume antes de hacer ejercicio).

Después de 3 minutos en la elíptica sentí vida entrando en mi cuerpo. Y después de 5 minutos ya estaba disfrutando el ejercicio como todos los días.

Ya sea con trabajo físico o mental, la inercia requiere de un esfuerzo inicial mayor para comenzar a poner en movimiento lo que deseas hacer. Pero una vez que comenzaste se vuelve más fácil y la inercia se convierte en tu aliada porque, por su naturaleza, evita que sea fácil detenerte.

Un pensamiento en “Inercia

  1. Pingback: ¿El poder de los hábitos? | hábitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.