¿Tu autoestima tiene cáncer?

Este artículo ha sido leído 844 veces.

Si crees tener tu autoestima baja entonces te tengo una buena noticia:
mejorar tu autoestima está en tus manos y no en las de alguien más.

Tu vida es tuya y de nadie más. Tú decides qué hacer con ella y tú tienes la libertad de hacer con ella lo que quieras a pesar de las circunstancias actuales y a pesar de tu pasado.

Ante cualquier situación la decisión de cómo vas a reaccionar ante ella es
absolutamente tuya.

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas -la elecciónde la actitud personal ante un conjunto de circunstancias – para decidir su propio camino.”  – Viktor Frankl

Algunas de las causa de baja autoestima, que considero importantes, son en parte
también lo que Stephen R. Covey llama “cáncer emocional“:

  • compararse
  • competir
  • quejarse
  • críticas

Lo primero que es necesario hacer para desarrollar una robusta autoestima, es eliminar estas causas que la debilitan.

Desarrollar una autoestima fuerte es prácticamente como desarrollar un nuevo hábito.

Compararse

Desde mi punto de vista, compararse es el más eficiente y poderoso destructor de autoestima.

La única comparación que es válida es la comparación contigo mism@.

Dónde estabas en tu vida antes y dónde estás ahora.
Qué hacías antes y qué haces ahora.
Qué hábitos tenías antes y qué hábitos tienes ahora.

No te compares ni en la apariencia física, ni en posesiones, ni fama, ni tampoco en educación con otras personas. Todo eso no es indispensable para ser feliz y solamente es útil para difuminar tu autoestima.

Apariencia física

Un clásico de comparación con otras personas y que causa baja autoestima, en especial entre las mujeres, es la apariencia física.
Pero ten en mente que nadie de nosotros pudo elegir a sus papás. La apariencia, si lo quieres llamar así, es cuestión de suerte. Genética.
Si eres de piel morena o clara o tienes la nariz respingada o aguileña, tú no
lo elegiste. Así te tocó a ti porque, lo repito, nadie escogió a sus padres, tampoco tú.

“Solamente quien haya tenido la oportunidad de haber escogido a sus padres tiene el derecho de discriminar a otras personas por su apariencia física.” – Michael Schramm

La Biblia dice que nosotros somos espíritu, tenemos un alma y vivimos en un
cuerpo. Tú eres espíritu, es tu esencia, y eso es lo que cuenta.

Por ejemplo: si crees que tu apariencia física es importante para encontrar la pareja de tus sueños, tal vez deberías pensar si la pareja de tus sueños realmente debería ser tan
superficial como para decidir con quién pasar el resto de su vida solamente por la apariencia física. Tarde o temprano todos nos marchitamos.
¿Quieres una pareja “de tus sueños” que te deje en cuanto te salgan las primeras arrugas?

Desde mi punto de vista no hay nada más sexy que una mujer con un espíritu admirable.

Si deseas mejorar tu físico haz deporte, pero hazlo con la motivación de mejorar tu salud.
Tu apariencia física mejorará automáticamente como beneficio colateral.

Sobre tu físico tienes una influencia muy limitada, pero la influencia sobre tu
espíritu no tiene límites.

Posesiones, Fama

¿Por qué hay tantos, pero tantos, ricos y famosos que creemos que lo tienen
todo, pero que están sumidos en la depresión, drogas y hasta termina su vida
con un suicidio?
Definitivamente eso es algo que no vale la pena envidiar.

Muchas veces el acumular más que suficiente dinero conlleva al abandono de la familia.
Cuando mueras … ¿quieres que tus hijos te recuerden por tu cuenta bancaria o por el tiempo y apoyo en toda situación que les dedicaste?

Un amigo mío, psicólogo especializado en tratar con adolescentes suicidas, me confirmó que el porcentaje de adolescentes suicidas en familias en muy buena situación económica es mayor al porcentaje en familias de bajos recursos económicos.

Como ya lo había mencionado en otro artículo, el dinero no es ni bueno ni malo.
Es una simple herramienta como también lo es un martillo.
¿Realmente deseas compararte con otra persona para ver quién tiene el martillo más grande?

Educación

No importa tu educación sino lo que hagas con la que ya tienes.
La mayoría de los multimillonarios (millones de EUR) que conozco personalmente, no gozaron de una educación superior.

Como mi papá suele decir: “No tengas envidia, hazlo mejor”.
Y si abres los ojos y tu mente, verás que lo que sobra en este mundo, en
especial en esta era, son las oportunidades.

Competir

No compitas con nadie más que contigo mism@.
Competir con otras personas siempre va a ser frustrante porque siempre, te lo
garantizo, siempre habrá una persona que haga mejor lo que tú haces.

Si quieres competir, hazlo solamente contigo mism@. Eso es lo emocionante de la
superación personal. Que mejoras año con año. Cada logro, por más pequeño e
insignificante que pueda ser a la vista de otras personas, es tu logro, tu victoria y de nadie más.

Quejarse

Quejarse puede ser una consecuencia de una baja autoestima.
Antes de quejarte piensa en la verdadera razón de por qué lo haces.

Mejor agradece y concéntrate en lo que ya tienes y sácale el mejor provecho que puedas. Y no caigas en la tentación de dejarte seducir por el conformismo.
Todo se puede mejorar.

Críticas

Escucha lo que te dicen, medítalo y toma tu propia decisión.
En especial es muy importante identificar quién es la persona que te está criticando.
¿Es alguien que admiras?
¿Es alguien con autoridad sobre el tema que está criticando?
Sé honest@ contigo mism@ y pregúntate ¿es cierto lo que dice, puedo aprender algo de lo que dice o es solamente su opinión?

Sé tu mism@.

No le cedas autoridad a otras personas sobre tu vida.
Muchas personas te querrán decir cómo debes llevar tu vida.
Escúchalas, medítalo pero toma tu propia decisión. Aún cuando esa decisión signifique ciertos sacrificios o el desacuerdo de ciertas personas.
Mientras más caso le hagas a otras personas respecto a lo que dicen de cómo deberías llevar tu vida, más control y autoridad les cedes sobre tu vida.
¿Realmente quieres vivir la vida que otras personas te dicten?
¿Quieres cederles a otras personas tu vida?
¿Cuántas vidas tienes para vivir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.